JORGE CAPITANICH CULMINA UN CICLO DE GOBIERNO

Jorge CAPITANICH, culmina ciclo de 8 años en la gobernación de la provincia del Chaco.  Fueron años intensos, volcánicos. El Chaco ocupó un lugar central en las políticas nacionales, tanto para atraer soluciones a viejas demandas como para recibir las réplicas de los conflictos nacionales. Al final del baile nos queda una provincia capitalizada, y con el desafío de seguir rompiendo los hilos conectores de la desigualdad.
El Segundo Acueducto del interior, el gasoducto, cientos de escuelas, miles de viviendas, la fibra óptica, el plan director de cloacas, decenas de hospitales y centro de salud, el electroducto, las nacientes autovías de la ruta 16, y ruta 11, son algunas de las importantes cosechas del Chaco.
La discusión alrededor de la resolución 125 de Loustou, los problemas de salud de Cristina que ameritaron la cooperación de Capitanich como jefe de Gabinete, y los medios nacionales con permanentes informes contra Capitanich, son algunas de las tempestades. Nada es gratis.
Si el gobernador hubiese elegido una zona de confort, sentarse todos los días sobre la caja de la coparticipación que por ley le corresponde al Chaco, la provincia no se hubiese capitalizado como lo hizo.
Recordemos que Capitanich tomó un estado provincial con alto endeudamiento, vehículos chatarrientos, edificios públicos en malas condiciones; los municipios hacían malabares para poder pagar los sueldos. Las empresas privadas también estaban en la misma situación, las propiedades de muchos campos gravadas con deudas hipotecarias de difícil solución.
En la actualidad, tanto el estado provincial, y varios municipios bien administrados incrementaron y/o renovaron su parque de maquinarias. Lo propio ocurre con las empresas privadas. Las F100 ya casi son un legendario recuerdo, las rutas se ven invadidas por HILUX, camiones nuevos. Los edificios en altura que nacieron como hongos en la ciudad de Resistencia. Muchos jóvenes que volvieron a cursar sus estudios universitarios, niños que no desertarán de sus estudios primarios y secundarios. Se dio un proceso de capitalización que está a la vista de todos.   
La conexión del gobierno nacional y provincial fue prácticamente de todos los días. En el camino se cruzaban funcionarios provinciales con funcionarios nacionales, unos llevaban carpetas de proyectos, y otros que venían para apoyar, anunciar programas y medidas de gobierno. La propia Presidenta que visitó e hizo teleconferencias en incontables oportunidades.
La provincia del Chaco sigue manteniendo estructuras que deberán cambiarse a los fines de seguir  el achique de desigualdades.
El empleo público es el anhelo de miles de chaqueños, nepotismos que se manifiestan en distintas localidades, diputados que llegan por el solo hecho de ser hijo o familiares de..., dirigentes gremiales que se atornillaron de por vida a sus cargos, una trilogía de medios de comunicación que perciben incalculables fortunas mensuales, no solo de las ventanillas del estado provincial sino también de los municipios.

Jorge Capitanich marcó las bases, el desafío del próximo ciclo debería ser la continuidad del proceso de transformación, tratar de romper los hilos conectores de la desigualdad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario