AIDA AYALA DICE UNA COSA, Y HACE OTRA

Aida Ayala dice que va “terminar con el negocio de la pobreza en el Chaco, que condena a miles de comprovincianos a sufrir las consecuencias del clientelismo político”.

Aida Ayala hace eje de campaña en un aumento en el valor de la tarjeta alimentaria, llegar a $ 750, con un seguimiento nutricional, y garantizar la escolaridad de los menores.

Si existe un posible foco de clientelismo es ese tipo de tarjetas alimentarias, una mínima asistencia para la cual el ciudadano, debe hacer largas filas para inscribirse. Aida Ayala no produce ninguna propuesta superadora, solo hace eje en aumentar el monto de la asistencia con la intención (clientelismo) de captar algunos votos de las personas que más necesitan la asistencia del estado.


Por otra parte, la Asignación Universal genera dos puntos salientes como son el cumplimiento del calendario de vacunación, y la asistencia escolar. La lucha política debe seguir centrada en fortalecer la materialización del presente derecho legal que tienen los hijos menores de padres desocupados. 

Recordemos que la pobreza es intergeneracional, muchos padres desocupados en el presente, son hijos de aquellos padres excluidos por el nefasto neoliberalismo. Esa cadena debe cortarse. Y comienza a cortarse con los niños y jóvenes en las escuelas, con el acceso a la salud, a la informática. En ese punto la asignación universal es una herramienta valiosa. Es cierto, no lo es tanto para Ernesto Sanz quien dijo que la plata de la asignación se va por la canaleta del juego y de la droga; y tampoco para Mauricio Macri quien se mostró en contra de su aplicación. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario