EL VIEJO CORONEL Y LA JOVEN MILITANTE

"...CONTALES DE AQUELLA TARDE, 
MARIA PILAR..."
Hoy quiero hundirme en la caverna de la imaginación e imaginar las –ahora- inimaginables tertulias entre el viejo coronel y la joven militante, entre el milico y la militante. El milico, de botas ruidosas, tenía sobradas experiencias para contarle a la joven militante, y ella tenía bastantes temas para preguntarle sobre los duros años que nos tocó vivir a los argentinos; el milico antes de suceder al General Serrano fue subsecretario del Ministerio del Interior que comandaba el General Albano Harguindeguy, tenía chapa para lucir ante los suyos, tuvo un rol importante en el esquema terrorista del Estado. Ella, con la curiosidad de una joven militante ¿le habrá preguntado a su admirado líder como fueron aquellos años de terrorismo de estado, de constitución ignorada desde el preámbulo hasta el fin, de urnas secuestradas, de los operativos para secuestrar, maniatar, esconder, torturar, y asesinar a miles de compatriotas?.

Seguro que la ética de la política no fue parte de las inimaginables tertulias entre el viejo coronel y la joven militante, que podría decir el coronel sobre el comportamiento del estado para garantizar el bienestar general si fue parte de una dictadura sangrienta, ¿Quién no recuerda, o quien no escuchó hablar de las bondades del baúl del Ford Falcon para las acciones clandestinas de los dictadores?, le habrá preguntado si era cierto que él había solicitado la compra de noventa unidades de “Ford Falcón no identificables”, más tarde adquiridos y federalmente distribuidos, al Chaco llegaron cinco de ese lote de compra.

El viejo Coronel, ¿le habrá contado su protagonismo en la dictadura, sus logros, sus conquistas más preciadas, sus disciplina militar, sus formas para establecer el orden?; ¿que le habrá contado para seducirla a entrar en la política por el sucio patio trasero, que experiencia le habrá transferido cuando la designó como subsecretaria de servicios públicos de la Municipalidad de Resistencia?. 


El dictador, fue parte de ese estado terrorista por medio de la cual se llevaron puesto a miles de argentinos. Un tiempo antes de la llegado del Coronel al Chaco, bajo el gobierno de Serrano, se produjo la denominada masacre de Margarita Belén en aquel 13 de Diciembre, aún nos duele el pecho. Ella, la joven militante ¿Que sentía cada vez que hablaba con el viejo coronel? ¿Cómo pudo compartir un proyecto con el viejo coronel, sin sentir conmoción por los tantos jóvenes inocentes que mataron? Es cierto, a ella no se le puede imputar  participación en la sangrienta dictadura, ni fue ella quien solicitó la compra de los autos preferidos por los milicos para secuestrar a compatriotas pero tuvo el deshonor de haber sido funcionaria del eficiente ex subsecretario del General Harguindeguy! Me tiento, pero tengo que escribir esta hipótesis: Así como acompañó el proyecto del coronel, si hubiese sido una juez lo habría declarado inocente de culpa y cargo.

Los años pasaron. Ahora, utiliza la alfombra de la trivialidad para tapar esa militancia en favor de un dictador, hoy ostenta ser más radical que los radicales, grita en forma tribunera “adelante radicales o vamos radicales”, en el dos mil nueve en el contexto proselitista se llenó la boca oportunista con el nombre del emblema democrático de los radicales y hasta grabó una publicidad para la televisión utilizando la imagen de Alfonsín para tocar las emociones de quienes aun tenían el pecho caliente de la sentida despedida; no se como lo hizo pero se camufló entre los radicales de elevados principios, no se como transita la vida política entre la Biblia y el calefón, entre Raúl Alfonsín y Ruiz Palacios, juro que no se como!

¡Y yo que puteo contra los lomos de burros!

No hay comentarios:

Publicar un comentario