DEL CHACO PUEDE AL VAMOS CHACO

La actitud dirigencial se nota en las consignas. Determinados grupos incitan una totalización para liberarse del peso de la acción superadora, e insinuar que los retrasos del Chaco se sujetan a la pasividad, parsimonia, vagancia del pueblo.

El conductor del proceso se asume como arengador, las culpas de los males es el pueblo. 

Haga Chaco, Chaco Puede, y el flamante Frente  "Vamos Chaco" que encabeza Aida Ayala, son ejemplos de esas actitudes, en las cuales, el dirigente se desliga de la acción superadora, y abre el paragua para justificar las acciones negativas.

Haga Chaco. En los años treinta, la Administración de José C. Castells, generó la célebre consigna de "Haga Chaco", a los fines de estimular la creencia sobre lo conveniente que era la continuidad del territorio nacional. Si ustedes hacen Chaco; progresaremos. Era una misión para los habitantes, no un compromiso de acción dirigencial. Decía Lestani, en esos años que el “Chaco está hecho” en alusión a la existencia del potencial económico, y requería un contenido moral.

Chaco Puede. Fue una de las consignas utilizadas por la dictadura, con la intervención de Serrano. Las acciones negativas de un gobierno dictatorial son tapadas con la justificación de la falta de empuje de los chaqueños.

Vamos Chaco. Otra vez, es volver al tiempo de la pasividad dirigencial, de la resignación, y promueve un voluntarismo social similar al que se produce en las canchas de fútbol, cuando los hinchas alientan desde la tribuna. El dirigente se sube a una tribuna, alienta, no juega para el progreso.



En este sentido, es válido destacar que el “Chaco Merece Más”, expone una actitud dirigencial de asumir el compromiso e invita a llevar adelante las acciones que permitan satisfacer esos merecimientos del Chaco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario