EL ROZISMO EN CAMPAÑA

Carím Peche y Aida Ayala ya están en campaña electoral, dos sueños personales obligados a convivir en el marco del rozismo sin mayores desgastes mutuos. Sí bien es probable que en el mercado electoral las decisiones de adquirir un producto u otro se toman en las ultimas semanas, es importante prestarle atención a esta etapa inicial de posicionamientos a los fines de dilucidar cuales serán los matices diferenciadores entre los pre-candidatos de la Alianza Frente de Todos.

"Peche, El denunciador mediático"
Carim Peche, vio la luz de la campaña con la desventaja comparativa de no poseer un cargo ejecutivo que le permita mostrarse en los medios con algún hecho de gobierno en compañía de la militancia como lo hace Aida Ayala o el propio Capitanich, tampoco puede endilgarle inacción al actual gobernador y menos aún rociar de criticas a su competidora interna. Y para sorpresa de propios y extraños, en su afán de acelerar el ritmo de posicionamiento eligió arroparse como un “Denunciador mediático”. ¿La variante elegida era la más conveniente para esta etapa?

Desde el plano comunicacional, Creo que no, porque más allá de las tertulias del denunciador en los medios de comunicación y las respuestas de Capitanich, Judis, Fiorito, entre otros, la sociedad en general está entretenida con las esculturas, con el receso escolar de los niños, los empleados públicos están en otra cosa, incluido el poder judicial. Es más, para estos días, quizás hubiera dado mayores dividendos tomar como tema “El turismo” uno de los flancos más discutibles de la gestión Capitanich en cuanto resultados. Además, si por esas cuestiones inexplicables de la política lograra mellar, en algunos puntos, la imagen de Capitanich, este cuenta con mucho tiempo por delante para recuperarla.

Desde el plano político, Capitanich no cayó en la trampa de insumir tiempo para defenderse, hábilmente delegó en su equipo jurídico para que lo haga por él; y de ese modo la discusión pasará al plano Peche vs abogados, y el gobernador seguirá la rutina de su administración, inaugurando obras en toda la provincia, y siendo participe en actos de gobierno del kirchnerismo a nivel nacional.

Es probable que, los asesores del Diputado provincial argumenten que las denuncias realizadas se corresponden a la de un ciudadano responsable y no inmersa dentro de una estrategia electoral, y por lo tanto el marco de análisis no es el apropiado. En todo caso, si Peche se sostendrá en estos criterios, entonces estamos en presencia de un candidato a gobernador que juega al justiciero con los riesgos que eso implica desde lo político, desde lo comunicacional y desde lo judicial.
.
"Ayala, poses de vecinalista en acción y discurso anti K"

Aida Ayala y sus seguidores saborearon minuto a minuto las mieles comunicacionales de la Bienal de Esculturas en las orillas del límpido Río Negro. Cada parte de la misma estuvo pensada para guiar la atención de los miles de visitantes hacia la Intendente, se cubrieron todos los flancos de modo inteligente, excepto cuando, de modo burdo, intentaron quitar un cartel de obra que no se correspondía al decorado pretendido.

La Bienal de esculturas, permitió a la Ingeniera salirse de esas caminatas donde escucha demandas vecinales una tras otra aunque sin acercarles soluciones concretas en la mayoría de las veces pero que le sirve para la foto diaria en los medios.

La exposición mediática es útil en toda campaña electoral moderna en tanto sea equilibrada, no debe faltar pero tampoco sobrar. Si faltara exposición, el nivel de conocimiento de la ciudadanía resultará bajo; y la exposición es excesiva conlleva el riesgo de generar cansancio en el electorado y por consiguiente el nivel de atención cotice a la baja. Es decir, debería encontrar ese punto justo de sincronización entre la necesidad de mostrar a la candidata para sostener el nivel de conocimiento del electorado y el deseo del electorado por escucharla o verla.

Hasta el suceso de la Bienal de Esculturas no había picos de intensidad en la comunicación ni tampoco treguas para generar suspenso-expectativa por una próxima aparición, y esta tipologia comunicativa abundante, lineal y rutinaria nos provocaba la sensación de ver las mismas fotos todos los días sin ningún valor agregado: Ayala charlando con los vecinos o colaboradores, una aburrida puesta en escena que alejaba del interés al ciudadano no militante.

Otro punto de equilibrio a encontrar está situado entre las fotos de vecinalista en acción que la municipaliza y el discurso anti K que la nacionaliza, cuando su objetivo es la gobernación del chaco.


Ambos precandidatos, están inmersos dentro de la estrategia del rozismo de utilizar  los poderes territoriales de Sáenz Peña y Resistencia como necesarios trampolines, aún cuando en las últimas elecciones legislativas no fueron determinantes para evitar la derrota. Veremos, si el impulso que pueden dar desde estos centros urbanos  alcanzará para ganarle a Capitanich, por ahora parece que estos trampolines no tienen la fuerza suficiente para ese fin.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario