YO NO SOY CHINO

Los acuerdos con China constituyen temas sensibles. No puede estar fuera de la polémica. Una ventaja principal para la Argentina es que ensancha el horizonte de relaciones para realizar inversiones de infraestructura, y no queda atada solamente a las formas de relaciones con EE.UU y cia. China toma a Latinoamérica como unidad estratégica, y Argentina se abraza a los países BRICs.
Veo que algunos analistas se alertan por el saldo negativo del balance comercial (Compramos más de lo que vendemos) con China. Eso es cierto.
Pero para que la información sea completa, a la par de ese análisis, se debe decir que en el 2.014, las tres zonas que se llevaron más dólares por encima de los dólares que nos ingresaron por las exportaciones son: NAFTA 4.354 millones de dólares; Unión Europea, ASEAN 2100 MILLONES Y UNIÓN EUROPEA 1.225 MILLONES.
También se debe decir la distribución de las exportaciones por destino. En el 2014 (datos provisorios); MERCOSUR 29%, ASEAN, 19%, Unión europea 14%, ¡NAFTA, 9%!.
En cuanto a importaciones, MERCOSUR 24%, ASEAN 24%, UNIÓN EUROPEA 19%, NAFTA 17%.
Nadie se rasga la vestidura por los resultados que tenemos con la zona NAFTA. 
El saldo favorable del intercambio con países MERCOSUR (4.593 millones de dólares), se va por el saldo negativo que tenemos con NAFTA.
El problema estructural de la Argentina sigue siendo la falta de más industrialización.
Estas fragilidades del comercio exterior no nacen por acuerdos con China, sino que vienen desde antes del nacimiento constitucional del país . 
Después nos mareamos con el modelo agroexportador, en ser el granero del mundo. Fue el gobierno de Peròn que intentó cambiar el chip, industrializar para mayor independencia económica. También el gobierno de los kirchner, con las mismas iniciativas tras la tremenda polìtica de desindustrialización que se puso en marcha desde 1.976. Los resultados no llegan del todo rápido como nos gustaría.
Claro que me gustaría un país con mayores fortalezas para celebrar acuerdos con las potencias económicas. El modelo de expansión Chino, tiene características a discutir; como los tiene el modelo de EE.UU. Pero me parece que los medios opositores y dirigentes útiles, no tienen ninguna autoridad para ponerse como los guardianes del empleo nacional, guardianes del valor agregado ni de la soberanía. Las políticas nacionales, generaron casi 6 millones de puestos de empleo. 
Además, ya no entiendo que quiere decir cuando se pide que Argentina se abra al mundo. ¿A qué Mundo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario