Para Capitanich, ¿Los opositores funcionan como una entelequia aristotélica porque son vagos?



Fragmanto entrevista Radio del Plata,
entrevista de Gustavo Sylvestre
En el nido de opositores chaqueños se armó un revuelo con las calificaciones precisas y contundentes del gobernador. Sentenció que los diputados opositores son vagos. Luego, en el ámbito nacional, dijo que los opositores funcionan como una “entelequia aristotélica”. 

No es la primera vez que el líder regional trata de vagos a los opositores chaqueños. No hace mucho dijo que les tiró un documento para ver que hacían. 

La palabra vago tiene varias acepciones para la real academia española. Por un lado quiere decir perezoso, poco trabajador. También quiere decir impreciso, confuso, indeterminado. Vagar es andar errante y sin rumbo fijo.



¿Cual es la acepción utilizada por el gobernador? Sospecho que contestaría: Vagos, en todas sus acepciones.
En Radio del Plata dijo que los opositores funcionan como una “entelequia aristotélica”. Podríamos interpretar que se constituyen como (medio) opositores para ser (fin) opositores. La oposición se siente completa con lo que es. La tarea inicia, crece y termina en la entidad de opositores, no hay capacidad para construir alternancias. (Ver ejemplo Elisa Carrio). El fin de cualquier oposición, en un sistema democrático, debería ser la construcción de alternativas políticas. Se sabe que están en contra del gobierno nacional -como también lo está Héctor Magnetto- desconocemos cuales son las propuestas alternativas. Sospecho que los propios opositores la desconocen porque no la tienen. Pensar un opositor en el plano gobierno, es pensar una irrealidad. Imaginar a uno de los opositores en el plano de gobierno, es una fantasía que ni el más imaginativo puede fabricarla.

Capitanich fue letal con la conclusión de su lectura política sobre la realidad de los opositores, cuando dijo que la falta de construcción se debe a la falta de capacidad de trabajo. “Los opositores se expresan como una fuente de reserva testimonial de la política pero con una incapacidad manifiesta para construir alternancias porque no tienen capacidad de trabajo. Son meros opositores de discurso sin capacidad de generar alternancia política”. El gobernador chaqueño enumeró los atributos en los cuales se aprecia esa falta de trabajo para construir una alternancia política: La capacidad de ejercicio de liderazgo político, las condiciones objetivas de contexto, y una base territorial.
Esto nos permitiría cerrar el diagnostico de Capitanich en los siguientes términos: ¡Los opositores, funcionan como una entelequia porque son vagos!
Negar el diagnostico político de Capitanich; sería una postura temeraria y no se si alguien estaría en condiciones de contradecirlo con argumentos concretos. En la Argentina, vimos a la dirigencia anti-k en una desesperada búsqueda de la caprilización. Unirse alrededor de alguien, como hicieron en Venezuela alrededor de Capriles. Fracasaron en el intento. ¿Cuáles son las condiciones objetivas de contexto? Bueno, esto es pedir mucho. ¿Dónde está la base territorial de la oposición? Hasta ahora, la base territorial se circunscribió en los estudios de televisión del grupo Clarín. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario