IVANOFF LE DA LA RAZÓN A CAPITANICH


Jorge Capitanich, tiene una inmunidad electoral originada en sus incansables esfuerzos para el desarrollo de un capital social básico que estimule la radicación de fuentes de empleos en la provincia. Uno aprecia las inversiones en infraestructura energética, comunicacional (fibra óptica), sistema de transporte, cloacas, agua potable, y la ilusión cada vez más cercana del gasoducto. La base estratégica está; diría el Bambino Veira. No puede ser un mal gobierno, aquel que todos los días tiene una agenda de inauguraciones, de reuniones, de propuestas. El gobierno de Capitanich, es uno de los mejores de la historia del Chaco, sino el mejor. Sin embargo, esa cualidad, no lo exime de la presencia de errores y de la búsqueda de correcciones.

Me resisto a coincidir con las líneas editoriales de la trilogía comunicacional dominante (oral, escrita y visual) del Chaco, que montan una cacería contra Bacileff Ivanoff, cada vez que éste sociabiliza sus pensamientos. Es cierto, sería más cómodo conjeturar acerca de las motivaciones del vicegobernador, pero prefiero quedarme en el motivo. En este caso no me importa por que lo dice, sino lo que dice. Bacileff no dijo nada que no haya insinuado el propio Capitanich, en el memorable papel de trabajo de autocríticas navideñas. Cuando Bacileff dice anarquía, está diciendo que existe ausencia de jerarquía, ausencia de autoridad. Cualquiera hace lo que quiere. El propio gobernador, sostuvo en esa autocrítica que: “Hay un equipo de funcionarios amigos incompetentes, no ejecutan las instrucciones

Bacileff dijo que hay dirigentes que compran desde 4x4 hasta grandes extensiones de tierras. Sergio Soto, denunció (en forma sesgada) que dirigentes de Barrios de pie y de Libres del sur les retienen dineros a los beneficiarios de becas. En ambos mensajes, se está diciendo lo mismo. Ante la ausencia de control de parte del estado, proliferó el paraestatalismo que permite a dirigentes llevarse jugosas porciones de las distintas cajas del estado. Capitanich, se quejó de lo mismo cuando dijo “la ineficiencia y corrupción administrativa nos cuesta 500 m de pesos por ejercicio fiscal. Estas cuestiones resulta un commoditie en los servicios informáticos, no tenerlos ex profeso constituye una manifiesta intencionalidad para cometer actos ilícitos o discrecionales”.

Bacileff también se metió con ciertos periodistas y medios. Capitanich, reconoció que “No se aplica razonablemente la pauta”; y recientemente pidió control popular sobre la ética periodística cuando dijo “Si vamos a plantear una democracia plena, hay que decir las cosas como son y así como hay políticos y jueces honestos, hay políticos y jueces deshonestos y así como hay periodistas honestos, hay otros corruptos". Cada vez que Ivanoff ofrece una partitura de enojos e impotencias; Wajcman le pide la renuncia. En este caso, el vicegobernador respondió en un medio del interior provincial: “Julio Wajcman me pedía la renuncia, ladrones hijos de puta, que me querelle, voy a demostrar que son ladrones, mercenarios. Cobran fortunas”  

Casualmente, hace unos días, Julio Wajcman, narró su andar oficialista, en un camino alumbrado por la cálida luz de las arcas del estado. “No niego que vivo del estado” contó en el programa la otra voz de Sofía Naidenoff. También contó que fue encargado de las finanzas del radicalismo (o de un espacio interno del radicalismo, no recuerdo ahora) en las campañas electorales de 1983-1985, que luego compró canal 9 por iniciativa de un dirigente correligionario, hasta que llegó a la radio propia, merced a un préstamo otorgado por el Banco Chaco,  tras una reunión que mantuvo con el entonces gobernador Roy Nikisch. La prestación de un servicio al estado, y cobrar por ella no es un delito; habla de las debilidades del aparato estatal. La ausencia de criterios objetivos y verificables, en la distribución de las pautas,  beneficia a unos pocos en detrimento de los demás.

Las palabras de Bacileff son las palabras de Jorge Capitanich. Es el gobierno quien dice que estamos en un círculo vicioso. Anarquía, descontrol de las cajas del estado, aprovechamiento de los dirigentes y comunicadores. Bacileff, está diciendo Capitanich tiene razón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario