LAS PIÑATAS TIENEN PIEDRAS. ¡TENGA CUIDADO!

El 2016 arrancó para ser inolvidable. El gobierno nacional se acomoda con gestos marketineros, decisiones económicas que significan transferencias de ingresos de los sectores populares en favor de los sectores más pudientes, silenciamiento del periodismo de pensamiento alternativo, despido de trabajadores, endeudamientos, y decisiones discrecionales para asistir a determinadas jurisdicciones (Pcia de Buenos Aires y CABA). 

No se acerque demasiado a la suelta de globos. Las piñatas de la revolución de la alegría dejan caer pesadas piedras.

El comunicado de prensa del gobierno nacional, sobre endeudamiento por 5000 millones de dólares, y que implicará el pago de más de 300 millones de dólares durante el año, deja ver un relato que presenta una noticia con el título "El BCRA fortalece sus reservas en 5000 millones de dólares" pero esconde las palabras "Endeudamiento, toma de préstamo, pago de intereses".  

Tampoco figuran los intereses que se deberán abonar para incrementar las reservas. Ese incremento de reservas no es gratuito, son más de 4 mil millones de pesos que se llevarán los bancos en un año.

Esta operatoria requirió como paso previo un canje de letras intransferibles del tesoro (financiamiento con tasa 0 de interés) de 16 mil millones de dólares por bonos en dólares que ahora el BCRA podrá colocarlos en el mercado. Y ojo que esas letras del tesoro no fueron papelitos utilizados para pagar la fiesta fiscal del kichnerismo sino más precisamente para pagar la fiesta del endeudamiento de gobiernos anteriores.

El estado nacional entregaba letras intransferibles, recibía dólares del BCRA, y pagaba las deudas contraídas en anteriores gestiones. En el gráfico, tomo como ejemplo uno de los pagos realizados con reservas del BCRA. En el año 2005, Néstor Kirchner pagó al FMI con reservas, se deshizo de uno de los acreedores implacables.


En el 2016, Mauricio Macri lleva el estado argentino a las garras de los acreedores implacables. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario