"LE TENGO RABIA AL SILENCIO"

Lejos de hundirme en la historia del Chaco, me arriesgo a una breve travesía del pensamiento, con el modesto propósito de  generar algunos unos disparadores que hacen al presente y al futuro.

En los años treinta, la maquinaria de la Administración de José Conrado Castells, generó la célebre consigna de "Haga Chaco", a los fines de estimular la creencia sobre lo conveniente que era la continuidad del territorio nacional. Era una misión para los habitantes. 

En esos años, Juan R. Lestani se rebelaba, y bregaba por la provincialización. No quiero decir periodista militante de la autonomía del Chaco, para no herir susceptibilidades de nadie.

Para Lestani, ese "haga Chaco" era un invento que garantizaba privilegios de algunos pocos, en detrimento de la gran mayoría.

"El Chaco está hecho" decía en alusión a la existencia del potencial económico, y requería un contenido moral.

"El día que nuestros hombres tengan en sus manos la dirección de la cosa pública, habremos de luchar con ahínco para darle contenido moral, a lo que hoy no es más que una vigorosa entidad económica. El Chaco está hecho. Crear en el Chaco la fisonomía moral elevada que ocupe el rango de su personalidad económica, que solo conseguiremos creando en cada uno la función de su responsabilidad social. Formemos cerebro y corazón en el gigante industrial. El gobernador Castells es un enemigo acérrimo de las autonomías"

Lestani pensaba al Chaco en un rango de Gigante industrial, pero a la vez sentía que algunos hombres locales (sin una doctrina de localismo, humana, generosa y elevada) trabajaban para que en lo político, se sostenga en un rango de pigmeo moral.  

Lestani se sorprendía hasta la indignación, cuando los presidentes de la Cámara de Comercio y de la Sociedad Rural se entrevistaron con el Presidente de la república pidiendo la reelección del Dr. Castells. "Si bien esos señores presiden  respetables sociedades gremiales, su actitud compromete la posición de nuestro pueblo, de quien nunca pueden ser  representantes ni voceros. Esos hombres desconocen las sugestiones del ambiente, que son mucho más respetables que una asamblea de bolicheros o un rodeo de vacas".

Al entrar en el mes de diciembre, leímos declaraciones del presidente de la Cámara de Comercio, Sergio López hablando de los temores al saqueo, o expresándose contra las políticas industrialistas. También leímos a Manuel García Sola despotricar contra los políticos que son precandidatos.

Uno escribe sobre estos asuntos sabiendo que nadie leerá pero siento la necesidad de hacerlo para enmarcar esas opiniones de coyuntura que uno ofrece diariamente en el programa. Algunos, con mala leche, pretenden manchar mis opiniones, categorizándolas como provenientes de cuestiones personales contra alguien de la política, del periodismo o de la dirigencia empresarial. No me rebelo contra el marketing sino que defiendo la libertad para expresar mis convicciones, mi profunda creencia en la grandeza de la política para generar transformaciones estructurales.

Chaco sigue mereciendo más de esa dimensión moral de la cual hablaba Lestani; y no creo que sea posible avanzar, si seguimos avalando las irresponsabilidades de algunos dirigentes políticos y empresariales. Como dice la canción de Yupanqui: "Le tengo rabia al silencio, que no se quede callado quien quiera vivir feliz"

(Aclaración para gente sensible: La visión crítica de Castells es de Juan R. Lestani)

No hay comentarios:

Publicar un comentario