GUSTAVO MARTÍNEZ SE OFRECIÓ COMO EL DESPERTADOR DEL PERONISMO

Foto: Diario Norte.

Gustavo Martínez, con dos inasistencias (al congreso FCHMM, y a la apertura del periodo de sesiones ordinarias de la legislatura) y una asistencia (Al acto convocado por él), expuso su posición política: Mostrar que se corre del ámbito de conducción estratégica de Jorge Capitanich.

Una parte importante del peronismo, se puso en movimiento a partir de una demanda militante que viene desde el 2.007: “peronizar”.

Gustavo Martínez, en lo discursivo, y con la astucia de alguien que tiene años de hablar para la tribuna, abreva en esa demanda militante para constituir su base de acumulación en este proceso electoral 2013-2015. En su discurso arengó a los militantes para que sigan militando, y que él como dirigente hace una autocrítica (en este año electoral) por la falta de atención para con ellos.

Pidió que nadie se ofenda ni lo malinterprete cuando dijo que “Es el momento de esclarecernos, y que los dirigentes asumamos la responsabilidad de lo que viene pasando con el peronismo desde hace cinco años”. Esa tarea de esclarecimiento, resultará difícil para aquellos militantes que levantan las banderas del kirchnerismo, y vieron en el acto a Manuel García Solá, ex ministro de Menem y uno de los críticos más ásperos al modelo nacional y popular que conduce Cristina Fernández de Kirchner. (Para quien le interese, un post del año pasado relacionado a la sucesión de Capitanich) 

Al ingresar al predio de la Sociedad Rural, en una entrevista que le dio al periodista Julio Wacjam, sentenció: “El peronismo tiene que despertar organizadamente. Me quiero ofrecer como la pieza de apoyo de la reconstrucción del justicialismo desde las bases, y lograr que la Cámara de diputados no sea un patrimonio individual de un dirigente”.

No hay muchas opciones para interpretar ni se necesita hacer una exégesis. Solo se despierta a alguien que está dormido, en este caso al peronismo. La noción de reconstruir el justicialismo, encierra la idea de volver a construir lo que estaba edificado pero que fue averiado. Para Gustavo Martínez el peronismo está dormido, y el justicialismo averiado. Tampoco voy teclear argumentos para decir que luego del diagnostico que realizó, se ofreció como el redentor. Para no herir susceptibilidades, mejor digo que Gustavo Martínez se ofreció como el despertador del peronismo, como reconstructor del justicialismo, y para eso pide la presidencia de la legislatura.

En este diagnostico de peronismo dormido, justicialismo averiado existen responsables. ¿Quien es el principal responsable de este peronismo dormido, justicialismo averiado?

Gustavo Martínez, no lo dice abiertamente, pero se supone que es una interpelación pública al Presidente del Partido Justicialista. No solo con las palabras de hoy, sino también con las dos ausencias a los actos, donde el único orador era precisamente el líder Capitanich, con quien perdió las internas en el 2.007.

Pero la internas del 2.007 es parte del pasado. Estamos en el 2.013, y se debe instalar una nueva síntesis antagónica, y para Gustavo Martínez: No hay 2.015 sin 2.013.

Entonces, el adversario modelo 2.013 se llama EDUARDO AGUILAR. Sin nombrarlo, no deja resquicios para la duda, cuando dice que buscará una Cámara de Diputados que no sea un “patrimonio” político de un solo dirigente.

Al decir que va por la Presidencia de la Legislatura, como menos, produce tres retazos de su posición política: Muestra  que se corre del ámbito de conducción estratégica de Jorge Capitanich; que provincializará su campaña electoral; y que el adversario elegido es Eduardo Aguilar.

Entre Capitanich y Martínez, las tensiones internas por el liderazgo del justicialismo, siempre estuvieron y la resolvieron en las urnas o en una mesa de diálogo. Demostraron que pueden convivir políticamente con esas tensiones. La provincialización de la campaña electoral, es una estrategia previsible de un dirigente que buscará conservar o aumentar su cuota de poder político de cara al 2.015.

El hecho que elija a Eduardo Aguilar, cómo la síntesis antagónica, entre una multiplicidad de dirigentes del justicialismo, es un dato político funcional al esquema de posicionamiento del actual presidente de la legislatura, y que abre el interrogante del ¿Por qué?

¿Es una torpeza estratégica? O Gustavo Martínez, piensa -como piensan algunos dirigentes ortodoxos- que el Presidente de la legislatura, es el sparring ideal para recuperar el mando del peronismo después de Capitanich

No hay comentarios:

Publicar un comentario