Ir al contenido principal

NUEVO PARADIGMA: AGREGAR VALOR EN ORIGEN



“Cuando éramos graneros del mundo”  es una frase que todavía zumba en nuestros oídos. Rastrear la historia económica argentina, es un buen ejercicio para detectar similitudes o diferencias con el tiempo presente, y para visualizar oportunidades y debilidades a partir de las comparaciones. 

Fueron siete décadas de vacas gordas desde 1.860 a 1.930. Las matrices ostentan incrementos extraordinarios de los volúmenes exportados de la producción agropecuaria. En ese periodo la Argentina pasó de 1.700.000 habitantes a 11.000.000 en 1.929, de 580.000 hectáreas sembradas a 25 millones generando un imponente corrimiento de la frontera agropecuaria  para la ganadería y los cereales.

La expansión de las exportaciones fue la base para la integración al comercio internacional, y para la dependencia de las decisiones de  los poderes políticos supranacionales. El modelo agroexportador sin el desarrollo de agroindustrias ni diversificación de la matriz productiva, es ilusión de unos pocos intereses concentrados pero que desencanta a la mayoría.

Cualquier economista puede decir ¡Señor, la industria también creció en esos años de vacas gordas! Es cierto, en 1884 nació la fábrica de alpargatas, en 1.894 la fabrica de molinos de vientos, se fabricaban alambres, tanques australianos, y aparecieron los frigoríficos ingleses. El censo industrial del año 35’ indica que había 40.613 establecimientos, que agrupados por actividad, los que predominaban eran los de alimentos y bebidas 37% del valor de la producción, seguía la rama textil con 15% de incidencia. Además de la corriente inmigratoria, también llegaban inversiones directas, especialmente destinada para el desarrollo de la infraestructura férrea, y puertos para sacar la producción primaria e ingresar valor agregado externo.

Crack del 29’ Crisis del modelo agroexportador pampeano.

Sobreproducción, desocupación, caída de los ingresos, pobladores rurales empujados hacia las ciudades.  Scalabrini Ortiz escribió: “Hasta 1.929 la República vivió confiada en la ilimitada magnitud del porvenir, pero a nadie se le ocurrió pensar que esa exuberancia visible podía no ser verdaderamente una riqueza argentina. A mediados del 29’ un malestar al principio inubicable, turbó el satisfecho compás de la mecánica social argentina

Raúl Prébisch, escribió en esos años de quiebre, que era necesario sustituir los estímulos del crecimiento. Sustituir el estimulo externo por uno interior. “Hasta la crisis mundial estuvo presente el estimulo exterior, pero es necesario crear un factor que haga crecer simultáneamente la industria y la población: factor que será el crecimiento persistente de la demanda interior”. En otras palabras, industrializar la nación es crear un mercado interno que estimule al crecimiento económico persistente, que puede convivir con el estimulo de la demanda externa, pero en los tiempos de crisis internacional, ese estimulo interior permitirá morigerar los efectos negativos.

En el inicio del siglo XXI el gobierno nacional puso en agenda el concepto “político” de valor agregado en origen. No se trata de una definición económica sino de una orientación política. La pregunta ¿Que es valor agregado? Podría merecer la fría respuesta: Es el valor adicional incorporado a los bienes y servicios mediante un proceso productivo.

Sin embargo, en la política profunda, ese valor adicional significa  generar empleos.

El valor agregado en origen no solo permite  sustituir importaciones sino además exportar trabajo.  Como se puede apreciar en el modelo agroexportador, la ecuación importar valor agregado  y exportar commodities no es sustentable a largo plazo, es un ilusión atada a fenómenos meteorológicos internos y a las bonanzas o desdichas externas.

Cuando el desafío es cambiar un paradigma no solo se trata de atraer inversiones o facilitar el acceso al crédito para las pequeñas y medianas empresas industriales, sino también de generar un clima favorable para que se produzcan: Cambios en la mentalidad dirigencial, incorporación de nuevos jugadores, y una organización nueva del esquema productivo.


El gobierno nacional dio los impulsos para dar el gran salto mediante el Plan estratégico industrial 2020 con sus objetivos validados por 2.500 participantes de 11 cadenas industriales de valor que participaron de los debates. Hay un sinnúmero de programas como Sistema productivos locales (Cluster de empresas), “Expertos Pyme”, “Programa Nacional para el desarrollo de Parques Industriales en el Bicentenario”, “Programas de acceso a la competitividad”, entre otros. 

También podemos destacar la modificación de la carta orgánica del BCRA, inversiones en infraestructura, recuperación de YPF. Recientemente, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció el programa para la formación de ingenieros (El Chaco, ya había impulsado algo similar, hace unos años por iniciativa del entonces Ministro de Economía Eduardo Aguilar). Se invierte en escuelas técnicas, y el Chaco es la provincia que encabeza el ranking de inversiones según lo expresado por la Jefa de Estado. Se invierte en la formación de los dirigentes, en la capacitación de los agentes públicos, en la capacitación de los trabajadores, y de los empresarios.

La carrera por agregar valor en origen es larga, requiere de capacitaciones y motivaciones permanentes para los agentes públicos y dirigencia política regional para que abracen convencidos este nuevo paradigma. Ofrecer charlas explicativas al periodismo, a los empresarios, a las cooperativas, a los trabajadores, a los intendentes, a los productores rurales (Sí, los productores también pueden ser parte de la industria).

En la carrera industrial,
el liderazgo es político, no sectorial
Algunos de los módicos ejemplos (módicos ejemplos, porque sería largo enumerarlos) de este convencimiento es la perseverancia del área industria de la gestión Capitanich con la promoción industrial made in chaqueña, los impulsos de la legislatura para diseñar un plan agroindustrial con la intervención varios actores, la infatigable caminata que realiza el Intendente de Puerto Tirol para atrapar cualquier vestigio de inversión para el parque industrial de su localidad. Fontana, Barranqueras, Sáenz Peña son algunos de otros puntos provinciales que reciben aceleradamente empresas industriales durante la gestión Capitanich.

En esta carrera el liderazgo es político, no sectorial. Agregar valor en origen es política de estado para mejorar la rentabilidad social; no definiciones económicas de un club industrial tendiente solamente a maximizar rentabilidades empresariales. Veníamos acostumbrados a los lobby y/o presiones de los clubes a los gobiernos de turno; pero ahora es la clase política quien debe hacer lobby, seducir para que nuevos jugadores entren a la cancha.

Por ejemplo: En estos últimos días, se habló bastante de las inversiones en el Belgrano Cargas, y en el dragado permanente del Riacho Barranqueras, que son puntos destacados para disminuir la incidencia del costo del flete, y son bienvenidas. Pero esas inversiones serán sustentables en tanto y en cuando no se limiten a mejorar la rentabilidad empresarial de los jugadores del modelo actual de negocios que gira sobre la salida de productos primarios sin valor agregado, e ingreso de mercaderías.

Industrializar la ruralidad es el desafío que marcó la Presidenta Cristina F. de Kirchner. Con el paradigma que se pretende cambiar, los productores agropecuarios, año a año, pierden terreno en la participación de los ingresos de la cadena de valor de las materias primas que producen, se ven obligados a sembrar más superficies para sostenerse con volumen en la cadena. Piden a gritos devaluaciones drásticas, y más cuando la sequía o los granizos le restan volúmenes de producción.

Ese paradigma, basado en una cadena de quejas coyunturales está agotado. La única vía hacia el desarrollo sustentable es agregar valor en origen. Como dijo alguna vez Miguel Miranda, por más carne o trigo (o soja) que se produzca, si no hay una industria nacional pujante no vamos a poder evitar la asfixia externa ni el aislamiento económico. 



Comentarios

Entradas populares de este blog

FOCOS Y DURLOCK PARA LOS GARCIA

Los gobiernos actuales “hablan” de transparencias, de austeridad. Al periodismo le queda la áspera tarea de ver cuanto se acercan los hechos a las palabras. Hace algunos días se conoció públicamente que el Ministro de Obras públicas de la provincia del Chaco, Fabián Echazarreta decidió gastar cerca de un millón y medio para remodelar su oficina, en un contexto de austeridad pedida por el gobernador Oscar D. Peppo, y de la paralización de la obra pública en general. Distintas fuentes me aportan datos sobre dicha contratación. Radio Chaco le facilitó el micrófono al Ministro para aclarar la contratación. No lo hizo con todos los detalles, ni tampoco en esa radio (por obvias razones) avanzaron con más preguntas. Me dejaron la pelota picando para avanzar con una investigación periodística al respecto.
La suma es exorbitante para una obra que es colocación de durlok, pintura, cambios de aberturas y de luminarias (focos). En distintas consultas que realicé a especialistas en presupuestos y c…

GLOBOLUDOS/MILITONTOS

En el plano inmediato de la imagen nuestros ojos chocan con el montaje actoral de la gobernadora de Buenos Aires. En el plano corto de la agresión, de un lado tiran militontos, del otro lado responden con el  globoludo. No me gusta hablar con los términos de esa batalla recortada por la estigmatización ni tampoco tengo ganas de detenerme las escenas teatrales de Vidal. En el plano largo de la reflexión se debe admitir una dualidad de sentidos comunes en puja.
Desde 1976,  el sentido común neoliberal viene victorioso, a pesar de los cimbronazos que recibió en 2003-2013. En ese sentido común se generaron hiperendeudamiento, hiperinflación, crisis de deuda, hiperdesocupación, crisis social. Es un sentido común muy costoso para los intereses nacionales y populares.  El sentido neoliberal es una etapa superior del sentido civilización frente a barbarie. Esa dualidad siempre dejó victorioso a los poderosos. La Forestal, una gran corporación "civilizó" por medio de la explotación y …

EL TESTIMONIO DE UNA SOBREVIVIENTE DE LA ESMA

Ana Testa, una de las tantas victimas, estuvo en el Chaco para dar testimonio militante sobre los padecimientos personales a los cuales fue expuesta por la última dictadura cívico-militar que hubo en la Argentina.
Llegó al Chaco en el año 71 para estudiar arquitectura en la UNNE, en  el ambiente universitario de los setenta conoció a su esposo Juan Carlos Silva, militó y estudió hasta que el rector de la Universidad, en complicidad con los jueces solicitó la captura de  los integrantes de todos los centros de Estudiantes de la universidad y ella era secretaria del Centro de Estudiantes de su facultad, motivo por el cual hubo de abandonar la provincia, estando ya embarazada. Fueron varios los lugares por donde anduvieron para escapar de la captura, Misiones, Santa Fe, Buenos Aires hasta que fue detenida en el año 79 en oportunidad que llevó a su hija a que se cortara el flequillo, después de un forcejeo la tiran en el piso del asiento trasero de un Ford Falcon que no recuerda el color, …

FORMOSA PAGÓ SUELDOS ANTES DE NAVIDAD; EL CHACO PAGARÁ DESPUÉS DE REYES.

Formosa, antes de Navidad, pagó los sueldos correspondiente al mes de Diciembre, y el medio aguinaldo. Sin histerias ni bombos ni platillos. 


La provincia de San Luis pagó aguinaldo el 22, y hoy procedió a pagar los haberes del mes de diciembre. En el Chaco, el gobierno de Peppo hace un circo de la histeria que si no se aprueba tal cosa, no se puede pagar sueldos. Luego, bombos y platillos para anunciar que el sueldo de Diciembre se abonará no solo después de navidad, de año nuevo.... sino también después de Reyes... Menos mal que carnaval queda lejos...Espero que el anuncio del ministro Ocampo no sea una broma por el día de los inocentes.

LOS VIVIDORES DE LA POLÍTICA

Max Weber, diría "Algunos vivendela política, otros vivenparala política".
Los vividores de la política, utilizan a la actividad política como fuente permanente de ingresos, viven de los demás. No tienen interés en satisfacer  necesidades públicas . El arribismo desmesurado siempre existió.
Esta tipología de dirigentes contribuye para que nada cambie. Se incomodan con la aparición de otros dirigentes; y los descalifican por la falta de experiencia política. Solo aceptan a los nuevos dirigentes que se manejan con los mismos criterios de subsistencias, y que pueden ser útiles para sus propios proyectos personales.  
La formación dirigencial está ausente en la mayoría de los partidos. En muchas charlas políticas o talleres, se explican ventajas de la disciplina orgánica, de la estrategia de conducción, de la táctica para la toma del poder, etc.
Todo muy bonito pero se limita a la micropolítica. Se intenta adiestrar a los miembros de grupo para subsistir. De nada sirve formar diri…