El antikirchnerismo

El kirchnerismo y el antikirchnerismo. El kirchnerismo tiene en CFK su líder. El antikirchnerismo no tiene un líder político  -sí en lo economico-. Los dirigentes y medios opositores están entrampados en la indigna tarea de fundamentar su existencia política en el solo hecho de estar en “contra de…” El antikirchnerismo tiene razón de ser en tanto exista el kirchnerismo, y este a su vez cuando más lo atacan más se aferra a sus principios,  formas y acciones, se hace más fuerte. El antikirchnerismo piensa y actúa en como arrebatarle el poder y no lo disimula. Y un nuevo ejemplo de esto es: el comportamiento irresponsable de la diputada nacional Elisa Carrió.

Elisa Carrio decía- hace un par de meses- y sin ponerse colorada que “Los vamos a dejar sin presupuesto” como si en el país tan solo existieran el gobierno k y los opositores, olvidándose por completo del pueblo al cual representa. Y el presupuesto enviado por el Poder Ejecutivo no fue aprobado todavía y peor aún se pretendió darle a la Presidente  un presupuesto alternativo, el de Prat Gay. Es de no creer, en esas mentes mezquinas urdieron la idea de imponerle una guía de gobierno a CFK diseñada desde la oposición.

A esta altura ya no quedan dudas que Elisa Carrió hace política desde la mala leche como esa que utilizó para denunciar –a la ligera- un nuevo Pacto de Olivos, como si ella no hubiera sido convencional constituyente del alfonsinismo. Al rato habló de una nueva Banelco como si ella no hubiera sido parte de la Alianza entre frepasistas y radicales. Conducta temeraria que nos hace pensar que Carrió pugna por ser la más antikirchnerista del grupo A, sin importarle que las decisiones políticas repercutan a toda la sociedad.

Pero no solo es Carrio. En este país, en el congreso se votó en contra de las retenciones, se sancionó una ley con el 82% móvil, no se votó el presupuesto 2011, se intentó evitar la estatización de las AFJP, el uso de reservas para pagar deudas; en la justicia se le puso trabas a la aplicación de la ley de medios audiovisuales; en el poder ejecutivo el vicepresidente de la Nación se convirtió en opositor.


Y los columnistas dominicales, esos señores de corbata que escriben para Clarín o para La Nación, es decir para Clarín ya no saben que palabras inventar para definir las circunstancias políticas del país, gastaron un arsenal de palabras para despotricar contra Néstor Kirchner, y ahora gastan un arsenal de palabras para decirnos que el kirchnerismo sin kirchner no es posible. Estos geniales pensadores decían que Kirchner era un pésimo economista, ahora nos dicen que el Poder Ejecutivo se quedó sin ministro de economía. Y deben escribir en contra del kirchnerismo. Escribir en contra del kirchnerismo es escribir a favor de los intereses de Clarín.

Me pregunto, ¿de que lado están la crispación, el odio, el resentimiento, la envidia, el revanchismo, el absolutismo y el autoritarismo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario