LOS OPOSITORES TOCAN FONDO


El Fondo del Bicentenario  de u$s 6.569, todavía no fue instrumentado, el BCRA no trató el pedido de apertura de cuenta para cancelar deudas del 2010 que realizó el Ministerio de Economía el 22 de diciembre.


Si tomamos una dialéctica neoliberal, podríamos pensar que el gobierno nacional, pretende atentar contra los mercados financieros. Cuando un gobierno decide afrontar los vencimientos de deudas, con fondos que están inmovilizados sin recurrir al mercado, podría interpretarse que ese gobierno no está trabajando a favor de los intereses financieros.

La opción Reservas de libre disponibilidad o endeudarse en el mercado financiero, es una elección pragmática de costo-beneficio. El costo del dinero será menor. Los beneficios sociales serán mayores.

Esa opción pragmática, permitirá recuperar el poder político sobre el presupuesto. En otras palabras, el estado argentino fortalece la soberanía en la fijación de las prioridades políticas. Esta opción pragmática, es una opción política con efectos económicos y sociales positivos.

Cuidar el superávit primario, en tanto sea posible, que los ingresos públicos sigan por encima del gasto público y no se vean afectados por el pago de los servicios de la deuda, es una gran noticia para el sector privado. Si el Estado hubiese tomado el camino de achicar el gasto público para cuidar ese superávit, estaría atentando contra el consumo interno, contra la demanda agregada, contra el nivel de empleo.

A los grandes operadores de los mercados financieros, les conviene tener a los países en un estado de necesidad permanente. Los Bancos centrales, usualmente, son manejados a control remoto desde algún lugar del planeta. Martín Redrado es un escudero.

En la hipótesis que manejan los operadores financieros, la resistencia de Redrado dará dos caminos posibles que beneficiarán a los mercados financieros en el corto o mediano plazo.

Si el Poder Ejecutivo, no puede acomodar el BCRA como una herramienta más para los objetivos macroeconómicos, tendrá que recurrir al mercado financiero o achicar el gasto publico. En el corto plazo, que la Argentina acuda a ellos para conseguir fondos en forma urgente. En el mediano plazo, si estos Kirchner se resisten ahora, se verán obligada a achicar el gasto público. En este esquema, el poder político está enfrentando al poder real.

El poder real, tiene a las voces de los opositores dispersos, quienes en esa carrera mediática de posicionamientos, son capaces de espantar cualquier seriedad, y entrar en una campaña comunicacional para nada profunda.

En el arco opositor hay varios intereses para impedir que se ejecute esta medida. Algunos operan para intereses del mercado financiero, otros están imbuidos en carrera mediática, y otros de puro antiperonista que son.
  
Las decisiones del Poder Ejecutivo Nacional son presas para los cazadores de riquezas nacionales. Que Martín Redrado no responda a una solicitud, y más tarde se atornille a su cargo no resulta gracioso, es una rebelión tan solo explicable por intereses que no están a la vista de los habitantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario