¡COQUI HASTA EN LA SOPA!

La prisa electoral, por lo general, devora uno de los mejores bienes de la política que es el debate. Tenemos un oficialismo que -con justa razón- repasa lo realizado en estos años de gestión; y una oposición que enhebra un discurso acusatorio, sin capacidad para ofrecer proyectos alternativos ni siquiera para defender las gestiones del pasado. 

Este discurso chato de los opositores, debería alimentar un cómodo triunfo, en el mes de octubre para el oficialismo. Cómodo triunfo es 10-6 en la legislatura provincial.

En casi todos los escenarios electores del país, ganan los oficialismos. Desde Gildo Insfrán en Formosa hasta Binner en Santa Fe. Claro que nuestro gobernador debería mostrar un valor distintivo al resto de los triunfos oficialistas. Es un dirigente nacional tal cual lo manifestó Néstor Kirchner, en su última visita al chaco. Además posee una plataforma de gestión que acredita valiosos.

No son menores los datos de disminución de la tasa de mortalidad infantil, de la tasa de analfabetismo. La construcción de miles de viviendas. Cientos de kilómetros de rutas. De fibra óptica. Pavimento urbano. 

En materia de provisión de agua de fuentes mejoradas, avanzó más allá de las eternas promesas -y gastos en consultoría- de gestiones anteriores que decían que iban a construir el acueducto del interior, que iban a perforar 600 metros con un camión adquirido por la gestión Nikisch pero que nunca fue utilizado. 

En materia industrial la provincia está encaminada a las 250 radicaciones para el 2015 y a los 20.000 empleos industriales. 

En materia de salud publica, la inversión en infraestructura hospitalaria y centros de salud. Inversión en infraestructura educativa, más de 400 escuelas. Inversión en infraestructura deportiva y social…

Existe un núcleo de gestión, que ni el más necio de los necios, se atrevería a no reconocer. 

Jorge Capitanich, no es la principal sino la única fuente de credibilidad del oficialismo.

La mayoría de sus funcionarios son prácticamente desconocidos para la población que no integra ninguna estructura partidaria, y quienes no son desconocidos sufren altos niveles de rechazos. Es un punto fuerte a favor de Capitanich pero también un punto débil del proyecto colectivo.

Todos los líderes sobresalen del resto. Sin embargo cuando el resto no genera ni la luz de una luciérnaga, el asunto nos debe guiar a una reflexión. El color sonoro que transmite un grupo debe tener matices. Capitanich habla en todas partes y en todas las circunstancias. Nadie. Por más fanático que sea, escuchará siempre a un solo artista en todas las circunstancias.

En la lista 501 letras k, hay dirigentes con sobrados antecedentes, que no merecen el destrato (en algunos casos el maltrato) de los medios más importantes del chaco.

Muchas veces pienso, que entre los tantos daños causados durante 16 años, está ese paradigma comunicacional donde el periodismo consiste en la recolección de gacetillas de prensa.

La dialéctica política es reservada para el gobernador, para un animador radial y para un editorialista. El resto, funcionarios y demás periodistas, condenados al testimonio marginal.

El propio Capitanich dice que la política es acción mas comunicación; y aún así, muchas veces escucho a funcionarios jactarse con un “nosotros hacemos” para eludir la peripecia argumentativa que exige la dialéctica política. El acostumbramiento a las gacetillas, nos generó un círculo vicioso de comodidades mutuas. Tenemos miedo a apartarnos de los dictados.

Entonces, hoy nos encontramos con discursos contundentes de los candidatos del oficialismo, en especial de Eduardo Aguilar y de Juan M. Pedrini, pero  las interpretaciones periodísticas brillan por su ausencia. 

Es muy cómodo narrar que fulano dijo tal cosa. Es muy cómodo decir que Rozas presentó su libro “el valor de la palabra”, y que Capitanich hizo lo propio con su libro “La visión, nuestro lugar en el mundo”. Ni siquiera nos hace falta leer los libros para decir que los títulos de los libros nos llevan a pensar que uno está escribiendo sus memorias, y que el otro está escribiendo los perfiles para el futuro. Mutuas comodidades que nos alejan de todos los debates posibles. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario