Amanda, dolor y esperanza

Argentina, dolor y esperanza de Amanda Mayor de Piérola



Gustavo Piérola, en la carta a Fernando Gabriel, que leyó en el 2009, nos ofrece las razones para no descuidar un solo instante la memoria colectiva, “Hoy hermano, y me incluyo en esto, hay una militancia que le falta fibra y que le sobran palabras, una militancia que no encuentra el camino, una militancia que ha perdido aquellas banderas, una militancia que tal vez con buenas intenciones, esta confundida, una militancia que habla mucho de aquella militancia pero en los hechos esta todavía lejos. Ayúdennos a recuperar esas banderas, oriéntennos a encontrar aquel camino, el camino colectivo y no individual, el camino de la entrega, de la pasión, del compromiso con el pueblo, pero no solo con la palabra y si con la acción, a volver a una militancia que solo tenga contratos con el pueblo y con sus necesidades. Una militancia que nos muestre que hay otro horizonte, honesto, puro, transparente, totalmente comprometido, un horizonte al que tenemos que llegar junto al pueblo”.

Telegrama de la mentira, fechado el 30 de diciembre de 1976 por medio del cual el coronel Baguer intenta hacerles creer a los Pierola que Fernando Gabriel estaba prófugo. Gustavo relata en la ultima sonrisa la imagen de su padre con el telegrama en mano, flameándolo como si fuera un banderita, con una alegría por creer que su hijo estaba prófugo hasta que Gustavo le dice con la frialdad de mierda “viejo están aplicando lo que ellos llaman la ley de fuga, su rostro se fue transformando Y muy despacio, fue subiendo a su auto y lo vi alejarse con el rostro quebrado, sin entender y queriendo creer en esa gran mentira.
Fue la última sonrisa que disfrutamos del viejo, nunca la olvidaré, con aquel papel, con aquel asqueroso, inmundo, infame y cruel papel en la mano, agitándolo alegremente
.

El Pacto de silencio impide encontrar el destino final de varios de los cuerpos de los compañeros, entre ellos, el de Fernando Gabriel Piérola quien al momento del fusilamiento tenía 25 años de edad, estudiante de arquitectura en la UNNE y militante barrial. El telegrama de la mentira decía al Sr. Héctor Gabriel Piérola: Comunico a Ud. que el día 13 de diciembre de 1.976, una columna que transportaba personal detenido desde Resistencia hacia Formosa, a la altura del Kilómetro 1042 de la Ruta Nacional Nº 11, fue atacada por delincuentes subversivos, con la aparente intención de liberarlos o eliminarlos, a efectos de evitar declaraciones comprometedoras. Como consecuencia del choque armado y posterior intervención de otros efectivos del orden, se produjeron bajas en ambos bandos y algunos detenidos lograron fugar. Cumplo en comunicarle que su hijo FERNANDO GABRIEL PIEROLA, logró fugar y que aún se encuentra prófugo.

Una madre prohibida de despedir a su hijo, y por muy poco casi no puede inaugurar su obra Argentina, dolor y esperanza. Amanda mayor de Pierola no puedo inaugurar su mural sino hasta un año antes de su muerte. Comenzó a trabajar en el mural en el año 1986 o como dice la canción del video: de punta a punta recorres los andamios,  el descansar nunca aunque crezcan los años, consiguió el aula magna de la UNNE pero como en una de las escenas del mural hay un cura párroco presenciando la tortura la justicia la obligó a borrar al cura de la escena de tortura. Recién en el 2004 la justicia federal autorizó a terminar la obra, fue el ultimo 13 de diciembre de Amanda Mayor de Pierola quien no paró de luchar desde el mismo año 76 cuando inició sus viajes al chaco para buscar verdad y justicia. Amanda Mayor de Pierola falleció en el 2005.- Quizás naciste de nuevo en el diciembre aquel, parida por tu hijo Fernando Gabriel.






En los Piérola, mi modesto homenaje para las victimas de la masacre de Margarita Belén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario