¿PEPRONISMO?

Otros tiempos. Domingo Peppo, entonces presidente del IPDUV,
en un visita a una obra de Techo Digno, acompañado por 
el gobernador Bacileff Ivanoff, y el ex funcionario José López
actualmente detenido por los bolsos de dólares que llevó
a un convento. Foto: Diario Norte. 
El binomio Peppo-Rey predica la renovación del Peronismo. Refrescar una herramienta electoral. Nada grave. En ese marco, no solo fue anfitrión en Bs As de la reunión con algunos de los gobernadores PJ, y el grupo de intendentes que encabeza Martín Insaurralde; sino también participó de la apertura de una "charla abierta" en la casa de las culturas con los mediáticos antikirchneristas Julio Bárbaro, Aldo Pignanelli y Julio Piumato. Es el pepronismo. Personalidades que integraron una vocería mediática funcional a los cambios propuestos por el actual Presidente de la República. No aplicación de la ley de medios, quita del cepo al dólar, supresión de precios cuidados, eliminación del fútbol para todos, devaluación, eliminación de retenciones para favorecer a los grupos exportadores, apertura a las importaciones de todo tipo de bienes para favorecer a los grandes jugadores de la cámara de importadores, endeudamientos para el pago a los fondos buitres, recortes en el gasto público (paralización de obras públicas, supresión del plan progresar, procrear, fibra óptica, arsat, conectar igualdad, desfederalización de parques industriales, tarifazos, entre otros ítem). Más allá de los matices, fueron parte de esa vocería mediática que detonó en el empeoramiento generalizado de la economía argentina, con excepción claro está de aquel selecto grupo concentrado de la economía que cosecha los beneficios. Domingo Peppo, abreva los fundamentos de la renovación justicialista en esos argumentos. No lo niega, lo acepta, lo perfecciona. Quiere mostrar victorias políticas en un contexto de derrotas sociales. Las palabras del oficialismo provincial giran en esa línea. Para ejemplo, en la radio del gobierno, con la pequeñez conceptual de insinuar que Peppo le ganó a Jorge Capitanich, todavía sigue ocupada en señalar a los Pedrini, a los Leiva porque apoyaron a Javier Martínez en las elecciones de Margarita Belén.

Sin embargo, los puntos preocupantes son otros.

La historia de Lucas Segovia, un paciente obligado a jugar una ruleta rusa entre un hospital sin oxígeno y otro sin cama. Debía recibir con urgencia una cirugía de apendicitis en el Hospital Salvador Mazza de Villa Ángela. No había oxígeno. Traslado al hospital 4 de Junio de Sáenz Peña. No había cama, y para colmo de males estaba la pelea mediática entre la directora y la Ministro de Salud. Lucas se salvó. Tuvo la suerte que alguien llamó a Emilse Penoff (esposa del gobernador), y ésta de buen corazón logró hacerle un lugarcito en el quirófano del hospital termal. Los accidentes en la ruta 11 se repiten con mayor frecuencia, mientras la autovía quedó en ese movimiento de suelo que se observa hasta el autódromo. Las sospechas sobre los montos millonarios y formas de contrataciones para construir una jaula para los tigres en el zoológico de Sáenz Peña, y la oficina del Ministro de infraestructura.  El movimiento 17 de julio puso en evidencia la fragilidad ejecutiva, un ministro enredado en una comunicación telefónica, y que luego avisó mediáticamente a los trabajadores y becados que no pueden acompañar manifestaciones en una plaza. No pueden estar de los dos lados del mostrador.

Más que renovar el peronismo, se necesita renovar la gestión. La gestión es la mayor encrucijada para el gobierno de Domingo Peppo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario