LA EVIDENCIA CASALBONI

Cambiemos está fragmentado en Chaco. No llama la atención. En Cambiemos se habla de federalismo sin tener una construcción política federal. Aida Ayala es la única macrista por convicción, el resto dirigencial sabe que después del 10 de diciembre tienen la misión de trabajar por la reconstrucción del radicalismo.  

Sergio Casalboni, intendente electo de Quitilipi, mostró las huellas de su futuro inmediato. En una semana decisiva fue de visita a la casa del gobernador electo, Domingo Peppo. 

¡No se pasó al Frente para la Victoria!, gritaron desde Cambiemos. Las explicaciones posteriores de Peppo, giraron alrededor de un error de interpretación, exceso de confianza.

Si asumimos que todavía no se pasó, la visita a la casa particular de un dirigente del Frente Para la Victoria (Gobernador electo) para conversar sobre cuestiones institucionales, denota que su ocupación central es la gestión administrativa que tendrá después del 10 diciembre, y no la tarea de juntar votos para alguien que no conoce el Chaco. Es comprensible.

Ahora la pregunta que sobrevuela es si ¿Existen otros intendentes propensos a la distracción el próximo domingo?. La mayoría sabe que votar a Macri es tomar el camino fijado por Aida Ayala, conductora de la derrota electoral a nivel provincia y a nivel Resistencia. La distracción de los intendentes es lo trascendente, nadie lo dirá, y está bien que así sea. Jacinto Sampayo, por otro lado, ya dijo que los municipales votarán a Scioli-Zanini.

No hay comentarios:

Publicar un comentario