NADA DE NEOKIRCHNERISMO, PERONISMO


Ya no se dice “fin de ciclo”.

Desde hace algún tiempo, analistas, periodistas y dirigentes opositores prefieren utilizar  el término “Neokirchnerismo”.

Primero se pensó en Sergio Massa como el referente de ese Neokirchnerismo. En las últimas semanas, Jorge Capitanich fue  elevado como abanderado de ese neokirchnerismo.

Pero claro, la estructura económica argentina, todavía depende de la producción agropecuaria y de las evoluciones de los contextos internacionales.

No se puede pensar en neokirchnerismo sino tan solo pensar en un gobierno peronista que intenta reacomodar las variables económicas.

El gobierno de Perón, en una primera etapa generó un proceso de redistribución de ingresos, aumentó la participación del estado en la economía y ensanchó la cantidad de trabajadores. El contexto internacional de aquellos años permitió el incremento de las reservas internacionales. Exportaciones a precios altos, pocas importaciones. La argentina tuvo un ciclo de expansión, con un aumento de reservas.

En el año 51 la crisis argentina comenzó a agravarse. La sequía y el Plan Marshall, algunas de las razones que llevaron a Perón a modificar su gabinete.

Miguel Miranda dejó su lugar para Ramón Cereijo en Haciendas, acompañado de otros cambios en el equipo económico para adaptarse al nuevo contexto, y tomar decisiones en una etapa de restricciones.

Algunas de las medidas del nuevo equipo fueron los límites a los aumentos de salarios, prorroga de los contratos de trabajo, creación de la Comisión Nacional del Precio y del Salario, modificación de las normas para el tratamiento de las inversiones extranjeras, acuerdos especiales con empresas extranjeras para la provisión de bienes de capital al sector industrial, obtención de créditos internacionales para financiar proyectos para el desarrollo de la infraestructura; apoyo a la producción y exportación agropecuaria.

Se puede decir, de modo simplificado que en aquellos años, se pasó de Miranda a Cereijo; ahora se se pasó de Moreno a Capitanich.

Nada de neokirchnerismo; peronismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario