LEYENDO QUE LEER ES BUENO

Foto: Facebook "Fundación Mempo Giardinelli"
Imperdible Mempo Giardinelli. El diario Norte, transcribió el discurso que ofreció en la apertura del 18 Foro internacional por el fomento del libro y  la lectura. En mi criterio, para la dirigencia, ninguna interpelación puede estimular más que las realizadas por Giardinelli. Vienen de un hacedor de lectores, o sea de un formador de ciudadanos, o sea de alguien que inspira más Estado.

La lectura como acción para alcanzar el conocimiento, requiere de políticas públicas en manos de un Estado fuerte. Mempo Giardinelli, muestra el camino no solo para esa “Argentina, larga, ancha y verdadera” sino también para la región cuando dice que nuestro país está en condiciones de liderar un proceso de fomento de la lectura en un gran Plan Unasur, que se haga pensando en nuestros pueblos, sin tanto seguidismo a Iberoamérica. Apunta a “una sociedad cuyo paradigma cultural y educativo vuelva a ser el conocimiento. El saber en todas sus formas. “La lectura es el mejor camino hacia el conocimiento, y el que no lee no sabe; y los pueblos que no leen se embrutecen lenta pero irreversiblemente”

La promoción de la lectura es política de estado. El Estado puede desestimular la lectura, como lo hizo en los noventa “cuando se quiso hacer de nosotros un pueblo embrutecido e ignorante”, o generar políticas públicas de lectura como lo viene haciendo desde el 2.003.

Giardinelli remarca como positivo “Los millones de libros que provee el Estado argentino a escuelas y bibliotecas hablan de una política pública de lectura como jamás antes había tenido nuestro país”. Pero también advierte que se necesita “fortalecer la formación de los docentes para que sean ellos mismos lectores y así ayudar a formar ciudadanía con valores y principios”; y que se hace necesario trabajar para evitar un “errático funcionamiento del Consejo Nacional de Lectura”. 

Recomiendo la lectura de este discurso, en especial quienes viajan en ese ligero móvil de la moda que los lleva a cuestionar la baja calidad educativa argentina, citando las pruebas PISA. Dice Mempo que “Muchos políticos lo dicen, repitiendo lo que dicen los grandes diarios al respecto. Pero no dicen que PISA es una medición pensada para países hiperdesarrollados, y en términos económicos, no educativos. Las pruebas son creadas por la Organización para la Cooperación de Desarrollo Económico (OCDE) que agrupa a los 20 países más ricos de la tierra, dueños del 70% del mercado mundial y que en el 2.007 representaba el 80% del PB mundial. Por eso lo llaman el club de los países ricos. La pretensión de figurar bien en ese ranking es un sueño de colonizados. Tenemos que medir resultados de otra manera, con evaluaciones propias y atendiendo nuestras realidades”


No se trata de evitar las críticas al sistema educativo argentino; sino de hacerlo en el marco de nuestro contexto. Los malos resultados en las pruebas PISA, no son los parámetros a utilizar para llegar ligeramente, al puerto de la conclusión: Baja calidad educativa. 

En la construcción de un estado fuerte, es imprescindible esta fábrica de lectores. La formación de ciudadanos no es otra cosa que mayores exigencias para quienes tienen la vocación dirigencial. Es de suponer que si determinada dirigencia sigue anclada en el puerto de la desidia y del desinterés por el conocimiento, tengan pocos elementos para aportar a la sustentabilidad de un estado fuerte y libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario