16 DÍAS DE INDEFINICIONES



Jorge Capitanich, ya suma 16 días sin desatar el nudo de la indefinición en el Ministerio de Educación.

Una enormidad de tiempo.

Para simplificar, tomo las supuestas irregularidades en las afectaciones a cargos docentes, y dejo de lado el resto de puntos que hacen a la gestión de la cartera.

Se supone que la nueva gestión, debería corregir los errores que salieron a la luz pública. En el caso de ser ciertos esos errores, o como quieran llamarse, le significaría cifras millonarias al estado provincial, y afectaría derechos de terceros.

A modo ilustrativo, sirve recordar, una denuncia de Federación SITECH de Castelli, en la cual hacía hincapié en las irregularidades en las afectaciones a cargos docentes. Esa denuncia decía que Educación se convirtió en el Ministerio de Ecología, porque los funcionarios se reciclaban cobrando 12.000 pesos, mientras los docentes suplentes debían esperar para cobrar el proporcional de vacaciones.

También es válido repasar uno de los párrafos de un comunicado emitido por SITECH Federación, en el mes de julio del año pasado: “Es conocido las miles de afectaciones, relevo de funciones y adscripciones que otorga en su gran mayoría el propio Ministerio a sus amigos y, a su vez, a la propia incapacidad para tener un organismo de control de licencias; cuestión ésta que este sindicato nunca hizo objeción para que se controle eficaz y eficientemente a aquellos docentes que hacen uso los derechos establecidos en las normativas vigentes”.

No estoy en condiciones de aseverar que estas denuncias sean ciertas; pero sí que éstas requieren un estudio profundo por parte del nuevo equipo educativo.

En ese contexto, 16 días de indefiniciones no es un dato para subestimar.

Yo se que en el recetario de posibles explicaciones acomodaticias, está la variante de recitar las verdades de Perogrullo: Capitanich es el gobernador, es el líder y es el decisor. Las verdades de Perogrullo no se discuten ni se objetan. Que Capitanich es el responsable de tomar la decisión nadie puede discutir. Sí podemos hacer foco en la demora decisional, no porque seamos ansiosos ni por las incertidumbres que se generan, sino porque en el medio de esta indefinición está nada más y nada menos que la educación.

La educación es una cuestión de estado. La demora de una definición tiene costos, aun cuando quien demore se llame Jorge Capitanich.

O en todo caso, les preguntaría a los recitadores: Con esta demora en la definición ¿Cuáles son los beneficios que se generan para la educación chaqueña? 

Mañana será el día 17...

No hay comentarios:

Publicar un comentario