MI NOMBRE ES VICTORIA

Carlos Martinez, y Victoria Donda
“Yo tuve una vida linda, difícil con algunos momentos mas complicados que otros” Así comenzó Victoria Donda la charla que mantuvimos en Abrapalabras. Nacida en la ESMA, hija de desaparecidos por la dictadura. “Cuando nací mi mama no quería gritar porque no quería que yo la escuche gritar, gritaba Viva Perón” narró.

Victoria Donda, tiene dolores pero no odios. De su padre apropiador dijo que “Yo tuve y sigo teniendo una buena relación, hoy la relación es mas sana, el amor no se termina, el amor siempre está y yo lo voy a seguir amando siempre, el cometió un delito y tiene que enfrentar su responsabilidad ante la justicia y la sociedad”.

Victoria mientras por un lado era buscada por su abuela materna Leontina (Una de las doce fundadoras de la asociación abuelas de plaza de mayo) por el otro lado era escondida por su tío (Hermano de su padre y militar que participó en la ESMA) de quien dijo que nunca tuvo relación, “Lo quise ver una sola vez para preguntarle donde estaban mis padres”  ¿vos que le diría a la persona que es tu tío pero que además estuvo parado al lado de tu mama mientras la torturaban? Me ahorro un mal trago, que lo juzguen, que lo condenen como a todos los que tuvieron responsabilidad.

“No escribí mi libro para hacer catarsis sino con el espíritu de poder aportar a la reconstrucción de una historia colectiva, contar las pequeñas historias nos hace ver mas claro el presente y no resignarnos a que lo que tenemos es lo mejor, siempre podemos tener algo mejor. Si nosotros nos hubiéramos resignados en los noventa a dejar de pelear por el juicio y castigo, hoy los genocidas seguirían todos libres y ninguno sentado en el banquillo de los acusados como están ahora, me siento orgullosa de un pueblo que puede enjuiciar a quienes lo desangraron y lo asesinaron. Ojalas algún día pueda festejar la condena del tipo que la empujo a mi vieja de un avión pero mi mama no peleaba para condenarlo a el, mi mama peleaba por un mundo mejor” Victoria Donda, suelta las palabras con naturalidad, cuenta parte de su historia sin rencores ni condicionamientos, “Mis padres militaban en Moròn, en montoneros” para luego agregar que no es peronista, “construí una identidad nueva pero sí reivindico la identidad peronista de mi mama  y de mi papá”  

Carlos Martínez, diputado Provincial manifestó que en el libro se revaloriza a la política desde un lugar auténticamente humano, ella eligió la militancia antes de recuperar su identidad, se incorpora a la política en los tiempos duros del menemismo, y en el libro se desprende  la militancia como opción de vida. Carlos Martínez describió a la joven legisladora del conurbano como “Pura vitalidad de la cual brotan enseñanzas”.


Ir a descargar

No hay comentarios:

Publicar un comentario