PROSELITISMO POLICIAL

¿Rozas fue agredido? ¿Fue parte de una riña? o ¿fue el ideólogo de un montaje? No me voy a detener en esa intriga. 
La dirigencia toda, con excepción de Branco Capitanich, apeló a una dialéctica de solidaridad. A esta altura es poco imaginable que el gobernador de la provincia sea el promotor de un freno violento al caminar proselitista del líder radical. Es poco creíble el titulo de clarín que habla de patota k.

La discusión política se contaminó con un hecho policial. Palos. Patrulleros. Camisa rota. Solidaridad. Entrega del acusado. Conferencia de prensa grupal. ¡Pedido de paz social!.

Para el periodismo suelen ser más sustanciosos los hechos policiales que los  pensamientos políticos. Una intriga policial tiene inmediatismo aunque no se resuelve en lo inmediato. Dura lo que tarda la justicia. ¿Es razonable que así sea? No lo se.

La trama policial por encima del pensamiento político no es una deformación tan solo imputable al periodismo. Es parte del contexto. Jugar al policía y al ladrón era uno de los entretenimientos infantiles preferidos. Si alguien jugó a ser diputado, es una excepción. Las colecciones de novelas policiales siempre fueron muy vendidas; y no por la motivación de interpretar un entorno social sino por la atrapante trama investigativa que se desprende de un hecho policial.

La inseguridad y la violencia política, ocupan la punta de la pirámide en la arquitectura del lenguaje de la opinión publicada. La inseguridad, según algunas encuestas, es un tema que preocupa. La violencia política es un mito editorial de ciertos medios nacionales. El episodio puntual, que involucró al ex Diputado Nacional, es considerado una prueba irrefutable de la violencia política en contra de los opositores.

Los principales dirigentes, esos que tienen el favorable viento de los principales medios de comunicación del chaco, tras las PASO, se ocuparon de materializar una apasionante trama de intrigas y contraintrigas.

La trama  del proselitismo policial es tan infinita que no hay tiempo para pensar. La Imagen gobernada, el pensar ingobernado. Impostaron una preocupación como respuesta a las encuestas. ¿Que le preocupa a la calle? La inseguridad.

Entonces, démosles imágenes de hechos policiales.

Yo te muestro la puerta giratoria de la justicia. Yo te muestro como presionan jueces.

Yo te muestro patrulleros en la plaza. Yo te muestro como le robaron el auto a tu primo.

El gobernador en un patrullero policial. La camisa rota de Ángel Rozas. El termo rojo de Rossi entrando a una dependencia policial.

Capitanich jugó a ser policía. Rozas jugó a ser victima. Rossi jugó a ser victimario. ¿Que tal si jugamos a ser políticos de verdad?

Entre los patrulleros y los palos: Está la política. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario