CAPITANICH CON EL PUEBLO CHAQUEÑO, AIDA AYALA CON MIRTHA LEGRAND

Dos programas consecutivos del programa Periodismo Para Todos, más los tratamientos en los distintos programas de Radio Mitre, enviados especiales del canal de cable Todo Noticias a Villa Rio Bermejito; participación de Aida Ayala en uno de los almuerzos de Mirtha Legrand; dejan a la vista maniobras que pretenden revolver el rio electoral. El Chaco no está en el ojo de la tormenta, está en el ojo de Clarín. Pretenden generar miedo para inmovilizar al electorado, pretenden elevar el nivel de indignación para restar potencia electoral al frente gobernante.
La intensificación de las acciones mediáticas del grupo Clarín en el Chaco, no constituye una campaña anti-chaqueña sino una campaña contra el proyecto político actual. Todos sabemos las infinitas operaciones de prensa que existieron con el fin de esmerilar y/o voltear al gobierno nacional. Clarín no tiene escrúpulos para defender sus intereses económicos. La obsesión de cabecera es cambiar el proyecto político, los chaqueños no importan ni nunca importaron para estos grupos.
Entristece ver un quinteto de dirigentes chaqueños subidos en el carro de guerra del Grupo Clarín. Aida Ayala visitará Buenos Aires para hablar mal del proyecto político, recitará eslóganes enlatados contra el relato, el populismo. Mirtha la interrumpirá, como acostumbra, para remarcar esa indignación. El guion de la película es el mismo de siempre, cambian los vociferantes.   
Jorge Capitanich es un dirigente emblemático, de esos que se agigantan frente a los ataques, de esos que ponen la cara en todas las circunstancias. El gobernador del Chaco no tiene motivos para esconderse detrás de los asesores de prensa, ni siquiera para pedir la redacción de un libreto de lo que debe decir. Existe una gestión que respalda sus dichos, una gestión que tuvo aciertos y errores, pero una gestión que inició un proceso de transformación que está a la vista de todos y todas.

En el Chaco, opositores y oficialistas, saben que Jorge Capitanich se deslomó por la provincia, un gobernador que empujó los cambios a partir del esfuerzo, de la inteligencia. Nunca antes fueron golpeadas tantas puertas por el Chaco, como lo hizo Capitanich. Aida Ayala dice que eso es arrodillarse. Aida Ayala dice que Capitanich hace inauguraciones por cuestiones electorales, un falacia ridícula, todos vemos que Capitanich inaugura obras los 365 días del año.
Jorge Capitanich nunca se detuvo para quejarse de las malas administraciones del pasado. Aida Ayala esconde esas gestiones con el cuento que ella no sabe todo de todo, o el cuento que las personas no son números. 
Sería muy bueno que la jefa comunal tome las estadísticas de la gestión de la Alianza, y divulgue las comparaciones con la actual gestión. Analfabetismo, crecimiento del Producto Bruto, tasa de mortalidad infantil, nivel de inversiones públicas, nivel de consumo, nivel de inversiones privadas, Cantidad de empresas netas creadas, cantidad de empleos creados. Nivel de recaudaciones de la ATP. Todos los resultados de gestiones son medibles, no alcanza con recitar: "Queremos hacerlo, podemos hacerlo".
Y menos alcanza cuando todos recordamos los tiempos de la gestión Nikisch, miembros del pueblo originario acamparon meses en la plaza central de Resistencia, tuvieron que crucificarse y ni aún así fueron atendidos. Una situación que exigió la mediación de la Iglesia y la intervención de la Corte Suprema de Justicia. Tampoco se olvidan los dudosos negocios que se hicieron con las tierras fiscales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario