DARIO BACILEFF IVANOFF LUCIRÁ LA MEDALLA POLÍTICA DEL EDIFICIO LEGISLATIVO

Sería una ligereza de mi parte pretender analizar problemas de la conducción política en la legislatura. No es el fin. Sino una modesta e incompleta aproximación objetiva al perfil del Presidente de la legislatura. 

Los días legislativos no son tan productivos en materia de consensos sustanciales. Darío Bacileff Ivanoff, presumió de su experticia para obtener consensos. La realidad legislativa está contradiciendo ese perfil que intentó mostrar hace algunos meses.

La legislatura provincial, desde hace varias semanas que funciona a cuenta gotas, las sesiones son muy enredadas. 

La última la sesión fue levantada porque el bloque del FPV se negó a rechazar el veto de la ley de fertilización asistida. En las anteriores, la modificación de la ley PASO, generó falta de quórum en comisiones; y cuando se llegó al quórum en el recinto, se sancionó la modificación pero la sesión se levantó.

La misma suerte corrió el tratamiento extraordinario de la adjudicación de la obra del edificio legislativo, los apuros generaron una demora innecesaria. No obstante, es justo reconocer que de concretarse la obra, es una medalla política que podrá lucir para siempre.  

La designación del fiscal de estado propuesto por el Vicegobernador a cargo del PE, sigue sin definirse.

Hace un mes, Juan Carlos Bacileff Ivanoff se quejaba públicamente por la falta de disciplina de los legisladores oficialistas. En esa oportunidad decía: “Viajan y dejan sin quórum a la Legislatura. Estas cosas no pueden suceder. He hablado con Capitanich. Acá hay que disciplinar la tropa. Cada cual hace lo que quiere. En los gobiernos anteriores esto no sucedía”

El bloque del Frente para la Victoria, en los últimos 30 días, perdió 4 legisladores, y existe riesgo de  nuevas bajas.

El hijo del vicegobernador, parece un Diputado desposeído de una impronta legislativa. No creo que esa característica se origine en sus antecedentes ejecutivos. No fue ministro, no ocupó ninguna subsecretaría en el Poder ejecutivo. Desconozco si alguna vez fue secretario del Municipio de Castelli.

Participa de los actos públicos del poder ejecutivo, en los cuales ofrece al público presente algún discurso de circunstancia. Es visible, en las publicidades de Chaco TV hablando de obras, o en los alambres que están en los costados de las rutas, y es uno más de los habitantes de ese mundo visual que son los carteles urbanos.

Claro que no todas las raíces de la falta de consensos podrían imputarse al joven legislador. Cuando se habla de herencias, también está la opción de aceptarlas a beneficio de inventario.

No me voy a aventurar a decir que estamos en presencia de un dirigente que no reúne capacidades para pertenecer al universo de legisladores. 

Tiene juventud, formación y energías como para aprovechar el actual proceso de aprendizaje, y en 5 años ser parte de la nueva camada de líderes chaqueños. 

Los contextos son cambiantes, y el sistema político debe adaptarse constantemente. La evolución de la política chaqueña requiere del trasvasamiento generacional. No es una cuestión de edad sino de la aprehensión de los nuevos elementos que se producen en los contextos.

La otra vez, alguien se asombraba por las inversiones que están llegando a Castelli; y la verdad ese punto no puede abrir ninguna objeción. 

Nadie puede dudar que Juan J. Castelli, y el impenetrable son acreedores de una reparación histórica. Fue muy castigado por la indiferencia de las políticas públicas durante incontables años. Era un territorio donde las asistencias llegaban de la mano de las ONG. 

Desde Castelli, el gobierno de facto impuso la poética del "Chaco Puede", en oportunidad de la visita del genocida Jorge R. Videla, para anunciar la denominada "campaña del oeste", cuyo eje principal era la masiva desforestación de bosques nativos.

Es plausible que los BACILEFF junto a Capitanich, desde el 2.007 en adelante, hayan contribuido para generar reparaciones histórica en materia de infraestructura hídrica, vial, sanitaria, educativa e hídrica. 

Los avances de estos años, no deben ser menospreciados. En los últimos meses el Ministerio que conduce Marcos Verbeek, con destacable eficiencia, generó una cantidad importante de nuevos proyectos. Son buenas siembra para que Darío Bacileff Ivanoff coseche los frutos políticos, proponiéndose como Intendente de Castelli o de alguna localidad aledaña. En su corta carrera política demostró aspectos políticos y humanos (buena persona, sensibilidad, humildad, arraigo) que valen ser destacados por el pueblo de Castelli. Las pretensiones de gobernar la provincia, por ahora, me parecen apresuramientos que pertenecen al plano onírico. Pero ya se sabe: En la política todo es posible.

No hay comentarios:

Publicar un comentario