LAS INICIATIVAS POLÍTICAS MERECEN RESPETO


La presidenta ayer recordó que el peronismo, por mandato popular, tiene el derecho y el deber de “la iniciativa política”. Es una verdad de Perogrullo pero lamentablemente la Presidenta tiene que repetirlo para poner las cosas en su justo lugar. La mayoría de los argentinos, no vio como razonable delegar la iniciativa política en otros dirigentes, ninguno de los que participaron en el concurso electoral del año pasado llegó al 20% de los votos. Por ejemplo, la iniciativa política que propuso Hermes Binner (2do en las elecciones, detrás de Cristina) fue rechazada por el ¡83,2%! de los ciudadanos.  

Las iniciativas políticas del gobierno nacional son polémicas porque afectan intereses no políticos. Cuando, por ejemplo, el país se encamina a realizar operaciones cambiarias solamente con ingresos debidamente declarados y para fines debidamente justificados, es lógico que salten quienes evaden o son contribuyentes desprolijos. El que vende en negro, igualmente dice con mi plata hago lo que quiero. El que vende en negro, hay que decirlo, se queda con el 21% que paga el consumidor final, es decir hay una parte de los ingresos en negro que ya no es su plata sino que se la apropió (por eso siempre pedir facturas). Lo mismo cabe para aquel que tiene empleado en negro que se queda con los aportes y contribuciones de la seguridad social, de la obra social. Esta iniciativa política es improbable que la lleve adelante, por ejemplo, un Mauricio Macri o un Daniel Scioli.

Aunque suene elemental, CFK no fue elegida para que gobierne con las iniciativas políticas de otros dirigentes; y menos aun cuando la elección de octubre tuvo un condimento plebiscitario del proceso político iniciado en el 2.003 y de su primera gestión en particular. La inmensa mayoría decidió continuar el mismo rumbo político.

La Argentina hoy está fuera de ese mundo catástrofe inspirado por la economía de la especulación. Argentina está exenta de los efectos que producen los consejos externos. Y esto también es producto de otras de las polémicas iniciativas políticas del oficialismo, plebiscitada en octubre pasado. Una iniciativa política que hoy hasta el FMI admite –tardíamente- que los ajustes tienen efectos nocivos sobre el crecimiento. Lagarde dice que es aconsejable que los países con problemas de déficit deben tener mas tiempo para solucionarlo.  

Las iniciativas políticas del peronismo tienen legitimidad de origen, se las puede debatir hasta el hartazgo pero se las debe respetar porque son consecuencia de una decisión mayoritaria. Como también se debe respetar la iniciativa política de Mauricio Macri, que luego de materializada la derrota de Capriles, fue a buscar una escena política con su pariente ideológico Mariano Rajoy. Contó que tuvo una charla de buenos amigos. Al os fines de citar iniciativas políticas coincidentes en estos momentos, de estos buenos amigos: El gallego recorta gastos en las universidades públicas españolas,  y el porteño tiene los colegios tomados por estudiantes secundarios.

El jefe de CABA fue a España a charlar con su buen amigo Rajoy. Macri se habrá deslumbrado con esa España gloriosa en lo deportivo, con ser compatriota de ese fenómeno llamado Messi. Muchos lugares comunes para huir de esa España penosa en lo económico y en lo institucional. España que no se rebeló frente a los consejos externos, hoy tiene el 25% de desocupación (según la última encuesta de Población activa, más de 1,7 millones de hogares tiene a todos sus miembros desocupados), déficit del 9% del PBI, es el país de mayor desigualdad social de la eurozona,  el próximo sábado tendrá otra vez a miles de indignados en las calles; y con crecientes movimientos autonomistas que pueden desembocar que un buen día Messi siga jugando en el Barcelona pero ya no en España. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario