WALTER CORREA: "VAMOS A SER SEMILLEROS DE PROFESIONALES PARA NUESTRA ZONA"

Walter Correa junto a funcionarios
en el acto por el día de la bandera

descargar

Fuerte Esperanza cumple 34 años. Dos mil trescientos habitantes en la zona urbanizada y otros tantos en la zona rural conforman el ejido que atiende la Municipalidad de segunda categoría. El Intendente Walter F. Correa narró que “La actividad económica principal es la ganadería en pequeña escala y la explotación forestal en mayor escala”. A su vez destacó la tranquilidad del pueblo ubicado en el Impenetrable chaqueño: “Fuerte esperanza es un pueblito que tiene mucho empuje en cuanto al desarrollo y a su vez es el paraíso, una tranquilidad terrible para el que le gusta,  y no hay otro mejor lugar para gozar de una plena tranquilidad”.

El intendente destacó las obras realizadas durante la gestión Capitanich: “Hemos avanzado mucho gracias a nuestro gobernador, teníamos un pedido de años como la ampliación del edificio del hospital que pudimos inaugurar en mayo. La construcción del edificio de la EFA para albergar doscientos chicos,  puestos sanitarios y escuelas en distintos parajes que dependen de la Municipalidad”. Luego señaló que la prioridad número a resolver es el agua para consumo humano.

Correa pondera la inversión realizada en la construcción del edificio de la Escuela de la Familia Agropecuaria (EFA) que fue inaugurada en el marco del acto patrio del día de la bandera en junio : “Tiene capacidad para alojar doscientos chicos, es una obra magnifica y a su vez tenemos la promesa de crear dos carreras técnicas para el año que viene, eso implica que en nuestra localidad habrá terminalidad educativa, vamos a ser semilleros de profesionales para nuestra zona”.

Walter Fabián Correa nos cuenta con orgullo que la viene peleando desde muy abajo, que en el dos mil uno por razones laborales dejó el trabajo rural y se radicó en el casco urbano donde puso un kiosco. El año pasado fue elegido intendente de la localidad. “Siento orgullo venir desde muy abajo y luchando día tras día, y ser referente de mi pueblo. Gracias a Dios me está yendo muy bien. En las visitas a los funcionarios yo le transmito las necesidades que tiene la gente en nuestra zona, lo siento como si me pasa a mí porque yo lo viví durante mucho tiempo hasta el año dos mil uno. Yo se lo que es la carencia del agua, se lo que es vivir en un techo de rancho y en época de lluvia que le gotea el ranchito. Todo eso lo viví, por eso laburo todo el día, ando mucho, golpeo puertas tratando de conseguir cosas para lograr la mejor calidad de vida”



No hay comentarios:

Publicar un comentario